Ir a las BASES DEL CONCURSO

Decimoséptima historia – Manuel Gálvez Garcia 1º B

..”perdone, ¿Usted me podría conseguir un disfraz igual?” El hombre tan feliz de que se lo preguntase, le dijo que sí, para él su misión era que los niños estuviesen felices. A la siguiente mañana trajo unos cuantos disfraces, suficientes para todos los niños de aquella sala; primero se acercó el pequeño, y al cabo de un par de minutos se fueron acercando todos. Después de vestirse con los disfraces, todos fueron por los pasillos del hospital cantando una canción que se ha hecho muy famosa en esta cuarentena, para apoyar a todos los médicos y a todas las personas con esta enfermedad, la canción se llamaba “Resistiré”. Los niños junto con aquel hombre fueron cantando, animando a todos los médicos del hospital, y al cabo de un rato un médico que apareció de la nada les dijo…

Muy bien, ¡ya vamos por la decimoctava!. Ahora tiene que empezar por “un médico que apareció de la nada les dijo …..” Pero cuidado, necesitamos historias con protagonistas claros. Recordad terminar con una situación abierta.

Primera historia….

“En la televisión habían anunciado un confinamiento estricto. No se debía ir a la calle por ningún motivo que no fuera estrictamente necesario, como comprar o ir al banco. Ella se sentó en su sillón con preocupación, pensando en su hija con las pequeñas, tan nerviosas siempre. ¿Cómo pasarían los días metidos los cuatro en el piso? ¿Cómo iban a poder trabajar los adultos, sin salir de casa? ¿Cuántos días pasarían sin poder ver a sus nietas? ¡Cómo las echaría de menos! Sus vocecitas en el teléfono sabían a poco…

Entonces llamaron a la puerta y al abrir vio un paquete solitario delante de su puerta con una nota: “mamá, este teléfono móvil es para que nos puedas ver además de oír. Llámame ahora con el fijo y te explico cómo hacer una videollamada”

¡Qué ilusión! Se volvió sonriente para meterse en casa y en la escalera escuchó….”

Segunda historia – Sara Armario Padilla 4ºC

¡Qué ilusión! Se volvió sonriente para meterse en casa y en la escalera escuchó a su vecina de arriba, una joven chica que abría la puerta de su apartamento, para salir rápidamente, cargada con algunas bolsas. Se dirigió hacia las escaleras sin perder un segundo. Llegó al coche y miró su reloj, aún podía llegar a tiempo para su turno.

Entró en el hospital mientras sacaba de las bolsas las fiambreras. Una a una las fue repartiendo entre sus compañeros, quienes después de horas tenían un descanso. Todos le regalaban una sonrisa acompañado de un gracias y eso era suficiente para ella. 

Hoy le darían el alta al primer paciente que ingresó, estaba emocionada sobremanera. Pasó por el pasillo principal y entonces, a través del cristal de la puerta, en la calle vio… 

Tercera historia – Lucía Espejo Fernández 2º E

..a un adolescente, de unos 19 años, que estaba paseando a sus dos perros. No había salido de casa en todo el día, y necesitaba dar un pequeño paseo porque se le veía agobiado. Tenía la mascarilla puesta, pero le costaba respirar un poco. No estaba acostumbrado a eso. Allí no había casi nadie por las calles, pero se fijó a lo lejos, donde…

Cuarta historia – David Orellana Gómez 2º E

…era feria, pero esta vez no iba a haber casetas, cacharritos o coches de caballos, porque esta vez íbamos a quedarnos todos en casa por un bicho, un virus, una pandemia que azotaba España y al mundo. Sin embargo, la gente no iba a perder su ilusión por lo que muchos salieron a los balcones, los decoraron, pusieron música. Algún que otro balcón era mejor que más de una caseta. Los vecinos animaron las casas de todo su barrio, sus municipios, algunos animaron todo internet.

Yo salí a mi balcón a las ocho a aplaudir cuando me percaté de la fiesta que tenían montada mis vecinos, así que mi madre y yo nos unimos a ellos pero entonces…

Quinta historia -Ainhoa López Moncayo 2º B

… mi padre nos llamó desde la cocina. Al estar ya en la fase 1, podríamos ir a visitar a mi tía, a la que tanto echaba de menos. Así que sin pensárnoslo dos veces cogimos nuestras mascarillas y fuimos rumbo a su casa. Ella vive a tan solo dos calles de la nuestra así que fuimos andando.


Cuando por fin llegamos a su casa, nos sentamos en el patio a esperar a que mi abuela saliera. Ella también había decorado su casa pintando las macetas con lunarcitos de colores. Estábamos observando las flores cuando de repente apareció con una enorme tarta de chocolate para celebrar que ….

Sexta historia- María Rodríguez Sánchez 2º E

..era su 74 cumpleaños, ¡y a todos se nos había olvidado! Pasamos una tarde estupenda después de haber estado tanto tiempo sin vernos. Jugamos a juegos en familia, nos pusimos al día sobre lo que habíamos hecho y nos alegramos mucho simplemente por poder estar todos juntos como antes.

Al cabo del rato, decidimos salir a dar un paseo por la playa, que quedaba al lado de su casa. Hacía una temperatura estupenda. Aplaudimos a los coches de policía y a las ambulancias que pasaban por allí. Pero de repente vimos algo extraño. Todo el mundo se alarmó, los coches de policía comenzaron a…

Séptima historia- Marina Soto Duque 2º E

..a rodearnos, no entendíamos nada, un policía se bajó del coche y nos querían llevar a comisaría por no llevar mascarillas puestas. Intentamos convencerles de que era un error y que no volvería a pasar más, pero los policías no se fiaron y nos llevaron a comisaría, donde estuvimos más de tres horas. Nos metieron en una especie de cuartos donde hacía mucho frío, empecé a llorar mucho y me quedé dormida, un ruido muy fuerte me despertó y cuando abrí los ojos…

Octava historia- Pedro Romero Hurtado, 1º ESO A

..estaban poniendo un documental en la televisión.  Así que supe que la covid-19 era un virus muy malo, muy peligroso para las personas mayores o con problemas o enfermedades. Empezó en China  y fue por todo el mundo hasta que llegó a Italia y después aquí, hasta Madrid sobre todo. ¡Qué cerca ha estado de nosotros! En China recuperaron la normalidad porque ellos son obedientes y hacen todo para esquivar al virus, en España parecía que daba igual porque¡ qué pocos con mascarilla!, nadie respetaba el distanciamiento social. Pero ahora….

Novena historia- María Ramírez Pérez, 1º ESO A

… las cosas estaban mejorando. Casi todas las poblaciones habían pasado a la fase 2. La señora que no podía ver a sus nietas y había recibido un teléfono móvil, enviado por su hija, ya no lo necesitaba para verlas en videollamadas, porque ahora iban a visitarla. Su vecina de arriba, la enfermera, ya estaba más tranquila en su trabajo, ya que había menos enfermos de COVID, aunque estaba preocupada, pues los habitantes de su ciudad no respetaban la distancia social y esto podía llevar a que hubiese nuevos contagios. Los bares habían abierto y la mayoría de comercios también. Los niños estaban muy contentos porque…

Décima historia- Juan Rodríguez Ramos, 1º ESO C

los niños estaban muy contentos porque………por fin podían ver a sus amigos, hacer deporte, ver a sus abuelos… Aunque todavía no podían dar abrazos y besos, sentían que esta situación les había robado lo más importante que tenían, el contacto personal, el tú a tú y el mirar a los ojos. Pero esto se iba a normalizar y ahora más que nunca deseaban volver al instituto, con medidas de seguridad, claro, pero volver y aprender en la clase porque online no es lo mismo, eso no es enseñar y ¡echamos de menos tantas cosas! Si estos que mandan nos oyeran, se evitarían muchos enfrentamientos inútiles que no ayudan. Y es que ahora….

Undécima Historia- María Mauricio Zarzuela, 1º ESO C

Y es que ahora nosotros somos capaces de valorar la enseñanza, el cariño, el superar las dificultades… Todos juntos respetando las normas de seguridad. Y así nos cuidamos los unos de los otros. A la vez aprenderíamos no solo lo que necesitamos saber de mates, lengua, ciencias, etc., sino también lo que es responsabilidad, madurez, lealtad, confianza y amistad. Dicen que para el mes de Octubre tendremos un repunte de la pandemia y…

Duodécima historia- Vicente Sánchez Benítez 1º B

…. puede que todo vuelva a empezar, pero para que no ocurra debemos seguir con las distancias de seguridad y cumplir las normas para que el repunte no sea tan grave y que todos los niños puedan salir de sus casas junto a sus amigos, los abuelos puedan seguir viendo a su familia, los comercios sigan abiertos y que los hospitales puedan atender a todos los enfermos sin problemas. Ahora lo mas importante es que encuentren una vacuna para que podamos vencer a la pandemia y la vida vuelva a ser como antes, sin mascarillas, desinfectantes, pero todavía es pronto…

Decimotercera historia -Claudia Fernández Cordón 1º B

Todavía es pronto. Nos han dicho que a partir de octubre volveremos al instituto, pero no será una vuelta a las clases como siempre que todos empezamos con ganas y muy felices, saludándonos todos después del verano. Iremos de 15 en quince y no todos los días, en las pantallas digitales estará el resto de la clase. Los que vayan tienen que respetar la distancia, estarán sentados uno sí y uno no. Todo esto es nuevo, nunca nos había pasado algo igual, hay que hacer lo que se pueda para poder salir de esta y que no haya más aislamiento. Así que tendremos que adaptarnos a este nuevo formato de vida, si no hacemos esto ….

Decimocuarta historia – Iker Sánchez Romero 1º B

..sucederán de nuevo historias como las del hospital.

La médico de urgencias pasó por el pasillo principal y entonces, a través del cristal de la puerta, en la calle vio a toda la familia del paciente con grandes sonrisas en la cara. Estaban deseando abrazarlo aunque sabían que todavía tenían que esperar pero se conformaban con tenerlo cerca de ellos y que él estuviera sin riesgo.
Él había pasado muchas horas solo en esa habitación del hospital. La única compañía que tenía eran unas enfermeras que venían a verlo y le sacaban una sonrisa con sus anécdotas del trabajo.
Una de la historias que más le gustó era la de un hombre que llegó y …

Decimoquinta historia – Pablo Román Miguel 1º B

…….y su hijo, al enterarse de que su padre estaba muy grave y no iba a salir con vida, decidió quedarse con él en el hospital. Aun sabiendo que se podía contagiar decidió arriesgarse. No quería dejarlo solo. Pasó 34 días a su lado y gracias a Dios no se contagió. Según contó después, el tiempo pasado con su padre les hizo conocerse mejor el uno al otro. Esta es una de tantas historias que han pasado durante el confinamiento pero no todas han sido agradables. Tenemos que pensar también en todas aquellas personas que han perdido a alguien querido y, por eso, hay que seguir todas las recomendaciones de seguridad para que no vuelva a ocurrir lo que nos ha pasado.

Decimosexta historia – Marina Rubio Rosado 1º ESO B

Otra de las historias que también le gustó era la de un hombre que llegó y tenía una enfermedad muy grave, los médicos le dieron pocos meses de vida. A pesar de todo por lo que estaba pasando siempre estaba sonriendo y les daba ánimos a otros enfermos, sobre todo a niños.
Él le dijo a su mujer que le comprase varios disfraces divertidos, y todas las mañanas se acercaba a pediatría para alegrar a los niños y uno de ellos que era el más pequeño de todos le preguntó..